Cuento

white_stone_20120518_2074959990

Sizigia

En el corazón de Venecia se alberga el mal. E. Vila-Matas   Aquel hombre bebía de su botella de agua, exprimiéndola como si fuera una fruta jugosa, e...
Perforadores

Los perforadores

Los verdugos cuentan las perforaciones. La noche avanza sin contratiempos y la media luna es un foco débil que ilumina apenas el campo sin orillas, un llano est...
Fiesta de Ratones

Fiesta de ratones*

Moise Trumpeter está sentado en una sillita en el tendajón. El tendajón es pequeño y está desierto. Será acaso por el Sol que siempre entra, necesita espacio, y...
Mov

Mov*

El hijo mayor de Faltin, Mov, era muy parecido a su abuelo. Se hizo al mar, fue a la academia para aprender el oficio y acreditó todos los exámenes. Era diligen...
Interacción VII, mixta, papel, de Pedro Cervantes Ayala

Tampico*

Después de romper una relación sentimental, escacharrar dos ordenadores portátiles, agotar tres tóneres, perder la casi totalidad de mis relaciones sociales, in...
Interacción VIII, mixta, papel. De Pedro Cervantes Ayala.

El pequeño Superman

1 ¿Trini, te cogiste alguna vez al enano? Me mira desde sus ojos claros como una sentencia. Me besa el pezón derecho. Hace una pausa antes de contestar: No. ¿P...
II (mixta, papel), de Pedro Cervantes Ayala

Cajetilla

Con los dientes liberó del celofán la cajetilla blanca de Marlboro y antes de abrirla escupió el cintillo dorado. Sacó un cigarro, lo tabaqueó sobre el dorso de...
Néstor Yuguero

Cuando la guerra

1 Ella decía que había guerra afuera. Un ejército en las puertas de la ciudad, agazapado. Pero él esperaba la guerra en los muslos de ella, cuando la asediab...
Iván Leyva, Meipol

Padre e hijo

El hijo no puede dormir. Mira al padre o, mejor dicho, mira hacia el padre, hacia donde suenan sus ronquidos, hacia el bulto entrevisto y agitado de su cuerpo a...
Iván Leyva, Meipol

El visitante

Mateo lo encontró en el bosque. Lo trajo a casa porque se veía débil y el invierno terminaría matándolo. Nadie más iba a darle ayuda, por su aspecto y porque es...
Néstor Yuguero

Amarraditos los dos

Un mes más tarde tuve que ir a la boda de mi prima Julia. Preparé, con claridad y distinción, una serie de argumentos para no asistir, pero mamá no atendió a ra...