Sin título

a veces sólo vamos en una dirección
la idea abre un espejo transparente
la carne es mutilada por impulsos
después de atraversarnos
el río no vuelve a ser el mismo

a veces vamos locas, tránsfugas
tras una estampida que viene de adentro
“todo para el cuerpo
desde el cuerpo
sin el cuerpo”

la enfermedad la locura el deseo
sólo se escriben en trincheras de tiempo:
nuestros huesos han de morder el calendario

negra sangre de altares vacíos
instantes maleables y temblorosos
luz de veladas horas en extinción
pulsómetro preciso de algunas noches
en las que vemos la dirección pero no el camino